El mito del “Efecto Mozart”

Como muchos antes que él, Einstein sentía que la música de Mozart, los patrones altamente organizados, de alguna forma tenían alguna relación con la inteligencia. Decía que la música y su trabajo científico “nacían de la misma fuente”.
En 1993 un psicólogo de la Universidad de California realizó un experimento. A un grupo de estudiantes les dejó una cinta de relajación, y a otro la Sonata para dos pianos en D mayor de Mozart. Los resultados parecía que apuntaban a que el CI de los estudiantes que escuchaban a Mozart aumentaba una media de 8 a 9 puntos que duraba entre 10 y 15 minutos. El “Efecto Mozart” se expandió a los campos de inteligencia, salud, emociones y creatividad.
Los resultados y la metodología han sido criticados. Tampoco se ha replicado con éxito en posteriores investigaciones.
En 2007 se realizó un nuevo experimento similar, y observaron que el escuchar pasivamente música, ya sea de Mozart o de Madonna, no incrementa la inteligencia.
Sí que se encontró que practicar tocar música por largos periodos de tiempo aumenta tu materia gris, con lo que explicaría que Einstein potenciaba sus habilidades cognitivas tocando el violín, no escuchándolo simplemente.
Más por aquí!

mozart effect myth

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: